miércoles, 4 de septiembre de 2013

SEPTIEMBRE, CUATRO MESES



“UN DIA CUALQUIERA DE ESTOS”


Hoy, después de cuatro meses de ausencia terrenal, cala profundamente en mi eso, de: “un día de estos te visito” ahora que emprendiste ese viaje sin retorno, entiendo lo que decías mí querido viejo. Esas ocupaciones, prioridades reales, otras inventadas, hicieron que renunciara a viajar para visitarte; hoy ya no puedo cumplir con la promesa, de hecho como muchas otras que juré cumplir.
Hoy, me abraza la nostalgia recordando cuando decías: “Todas las circunstancias y los medios son buenos para consolidar los lazos de sangre, por medio de una visita, una llamada, un correo electrónico; no hay que dejar enfriar el calor familiar, hay una sola vida, disfrútalo hoy, mañana será otro día”. Cuanto sabiduría había en tus palabras mi querido viejo, y darme cuenta ahora, que quisiera darte un abrazo. “Dios te bendiga siempre, mi querido viejo, mi amigo”.
                                                             Arturo Ruiz-Sanchez
                                                       New York, Septiembre, 2013