miércoles, 26 de febrero de 2014

LA PANTYHOSE EN SAN VALENTIN



LA  PANTYHOSE... EN SAN VALENTIN

             La noche anterior había dejado cubierta de blanco pistas y veredas, luego, la lluvia de nostalgia regó la tarde, para que apareciera tan gris y tan plomiza, ni los pajarillos que revoloteaban posándose en las ramas de los árboles sin hojas, alegraban la ciudad.

El invierno, había encendido la calefacción, en algunos casos, las chimeneas, también, las luces de los edificios y casas familiares. Yo observaba detrás de las ventanas, al calor del hogar, sentado en mi sillón preferido y con un libro entre las manos, (era un libro otoñal, pues las hojas amarilleaban y las letras llevaban gafas después de ver a tanto lector afanado que se cubrían las piernas con mantas de polvo eterno), cómo pasaba la lluvia sembrando de noche los tejados.

También esperaba con ansia el día de “San Valentín” que con tanta fuerza de voluntad habías logrado que me contagiara del entusiasmo de nuestros amigos, y volviera a creer en la amistad y en el amor.

“Te extrañé tanto aquella tarde, recordaba nuestro viaje a Massachusetts, recorriendo el espectacular paisaje que había dejado la nieve, escuchando las sensibles notas de las canciones de Leonardo Flavio, la alegría con que seguías las letras y me pedías que cantara.

“La Quinta” de Boston, fue testigo de esa privilegiada complicidad, aquella noche, fue increíble. Cuando llegamos a casa te enfadaste por alguna tontería, y desde aquel día, dejé de percibir la sonrisa de tus ojos”.

Aquella tarde esperaba también a que llegaras, como siempre, me dieras un beso, me pasaras una mano por mi cara y me narraras como cada tarde, las incidencias de un arduo día de trabajo sin sobresaltos.

Cuando de pronto, un resplandor abrió una brecha en el cielo y se iluminó la tarde. La noche descendió hasta acabar bajo las hojas caídas y el azul escapó a raudales, y surgió la luna brillando en plenitud.

Tuve el deseo de abrazarme a la calle en el cercano barrio oriental,
a contagiarme de la celebración del año nuevo chino, a pisar los charcos, a respirar el húmedo olor de la tierra y de los árboles vacíos, a descubrir los misterios de aquel claroscuro, a revelar esos cambios tan contradictorios en tu estado de ánimo.

En ese mismo instante, acababas de entrar en casa, sacándote con dificultad el largo abrigo. Te percibí adusta, tan desabrida como el frió invierno, pero con tu cabello suelto, mojado, enmarañado, que acentuaba tu belleza. Traías, además del aroma tan peculiar, otro tedioso día de trabajo, y la furia saliendo por un pequeño agujero dibujado en la media negra que compramos con urgencia en esa conocida farmacia de Boston. Justo donde la falda de ejecutiva  y esa coqueta abertura no era capaz de cubrir.

Observé la piel blanca de tus suaves piernas, asomando, casi imperceptible por aquel hueco que también surgió brillando. Como por encanto olvidé tu enojo y me sentí libre. Tuve el deseo de no salir a la calle. Recordé los buenos momentos, respiré profundo, y decidí quedarme a desvelar el secreto de tanto enfado.
                                                                                   

                                Arturo Ruiz-Sánchez/PEDAZOS DE TIEMPO
                                         Boston-Massachusetts, 2011
                                   www.arturoruiz-sanchez.blogspot.com
                                          www.amazon.com