lunes, 5 de enero de 2015

AÑO NUEVO

QUERIDOS AMIGOS:
AÑO NUEVO
Con la complicidad de esta ciudad compartida nos dejamos vencer por la tentación de una epicúrea celebración de fin de año.
Cedimos a los placeres del consumo indiscriminado, sucumbimos al yugo de ese tirano furioso y brutal de la gula, algunos en opimas mesas existenciales, muchos en frugales y solitarias cenas, otros atrapados, aturdidos en dulcísimos licores que embotan el pensamiento y no pueden sustraerse al dolor de vida, ni escapar a la violencia de las pasiones.
Mientras en algún lugar del mundo, personas que lloran la pérdida de un ser querido en un desastre aéreo o en una irracional guerra, y sin ir muy lejos en Latinoamérica un desesperado ante la inminente llegada del "nuevo año" y después de soportar una vida en condiciones miserables, sórdidas y ante la perfecta indiferencia de los susurros de agonía de los marginados como si fueran seres de otra historia, no encontró otro recurso para manifestar su protesta que la vida propia; quizá sin saber de Petronio de la roma neroniana, “se abrió las venas”.
Dejemos que la sensibilidad aflore como lo hacen los tiernos brotes en los tallos, en las ramas, quizás con más savia y vida.
Quizá sea mejor que no se pueda entender todo, explicar todo, asimilar, digerir todo. Quizás en esas interrogantes perpetuas radique la esencia de una intima felicidad, basada en dejar fluir la vida a su ritmo vital.
Que la brisa de este frío invierno nos regale paz y éxitos en éste nuevo año. Sol lucet ómnibus (el sol brilla para todos.)
Arturo Ruiz-Sánchez
www.arturoruiz-sanchez.blogspot.com