viernes, 15 de febrero de 2013

EL VINO Y LA SEXUALIDAD

 

Lo que durante mucho tiempo se había considerado un mito, dejó de serlo. Es el resultado de un  estudio realizado por científicos de la Universidad de Florencia, Italia.  Aqui comparto el artículo publicado en: www.elmundo.es


Es opinión bastante generalizada que un par de copas rebajan las inhibiciones y mejoran las relaciones sexuales. Pues bien, esa opinión acaba de recibir un impecable respaldo científico, al menos en lo relativo a las mujeres, por parte de –cómo no– una universidad italiana, que ha demostrado que las mujeres que beben un poco de vino a diario disfrutan más del sexo que las que no beben.

'Joven con copa de vino', de Johannes Vermeer.
Con un máximo de dos copas de vino diarias, las mujeres pueden aumentar su deseo sexual, de acuerdo a una investigación realizada por la Universidad de Florencia, consistente en una serie de encuestas a casi 800 italianas de entre los 18 y los 50 años. Su conclusión es que, bebiendo vino moderadamente, las mujeres mejoran su deseo sexual.

Los expertos florentinos elaboraron su informe en un lugar, desde luego, predestinado: su estudio se basa en las respuestas de un total de 798 mujeres de la zona vinatera toscana del Chianti. Dentro de esa franja de  edad, 18-50, las mayores son generalmente las que toman vino.

Las mujeres fueron clasificadas en tres grupos, ha precisado la BBC, según su consumo diario habitual de vino: las que consumían entre una y dos copas de vino, las que bebían menos de una copa diaria y las abstemias. Las que tomaban más de dos copas fueron excluidas, para descartar la posibilidad de ebriedad.
Las mujeres –todas consideradas sexualmente sanas – respondieron un cuestionario con 19 preguntas orientadas a medir su "índice de funciones sexuales femeninas", una medida usada en otros estudios científicos sobre la sexualidad de la mujer. De acuerdo con las respuestas, el grupo que presentó los mayores índices de deseo fueron las mujeres que tomaban entre una y dos copas diarias. Los médicos concluyeron que "hay una relación potencial entre la ingesta de vino tinto y una mejor sexualidad".

Los médicos llegan a la hipótesis de que los componentes químicos del vino, en particular el tinto, pueden lograr que aumente el flujo de la sangre hacía zonas específicas del cuerpo, beneficiando la estimulación de las funciones sexuales.
Sin embargo los autores del estudio aclaran que no encontraron "ninguna diferencia significativa entre los grupos respecto a la incitación, satisfacción u orgasmos". "El resultado debe ser interpretado con cautela, ya que la muestra fue pequeña", agregaron.
Los médicos toscanos han publicado su estudio en el 'Journal of Sexual Medicine'.